Ultimo Comentario

Puedo usar para el doble picado ...

12/07/2017 @ 10:39:27
por Juan


Hola. Querría conocer tu opinión. En ...

08/04/2016 @ 21:40:48
por Abalo


algo en desacuerdo con este blog, ...

24/11/2015 @ 21:41:53
por ramirez garcia


Buen dia, Estoy pensando de comprar mi ...

06/10/2015 @ 12:04:10
por Pepito


Hay un error en el texto ...

27/09/2015 @ 23:29:18
por daniel


Calendario

Septiembre 2017
LunMarMierJueVierSabDom
 << < > >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

contador de visitas

Anuncio

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitantes: 3

Palabras clave (tag)

Ningún tags en este Blog

rss Sindicación

A MAS DE 46.700 PERSONAS LES GUSTA ESTE BLOG.

Bienvenido al Blog "SAXOFONCROMATICO". Este Blog es una ventana abierta al conocimiento, donde si te asomas una vez, no te arrepentirás de volver a hacerlo. En él, se pretende dar respuesta a la curiosidad de aquellos que quieren acrecentar sus conocimientos acerca del Saxofón de una manera fácil y práctica, pues como dijo Paul Bernard, "El conocimiento acrecienta nuestro poder en la misma proporción en que disminuye nuestro orgullo".!!ASOMATE YA!!.

En "SAXOFONCROMATICO". encontrarás lo que buscas.

Feb./03/2015 


En mi artículo de fecha 21 de septiembre de 2009 titulado “Sobre ejercicios cromáticos”, ya hice una referencia a la importancia del cromatismo en la formación de un instrumentista. No obstante ello, y dado la importancia del tema, con mi artículo de hoy  pretendo centrar la atención sobre las cualidades que a mi modesto entender, debe reunir todo aquel que quiera  ser músico: buena memoria, oído, sentido del ritmo y constancia.

Con ello no quiero decir que el que no reúna estas cualidades no pueda pretender ser músico. No, lo que quiero decir es que son muy necesarias y de vital importancia para ello, pero también hay que decir que de poco sirven si no van acompañadas de la realización de estudios metódicos y rigurosos de la técnica de la digitación correspondiente a cada uno de los instrumentos.

Uno de los problemas que preocupan a los instrumentistas, es que no tienen seguridad suficiente en la ejecución técnica de pasajes concretos de determinadas obras, invadiéndoles el temor a no ser capaces de ejecutarlos con absoluta precisión y a quedar en evidencia, ante el director o sus compañeros de orquesta, o en unas oposiciones, etc. etc.

Es evidente por tanto que esto es así, y que falta dominio técnico del instrumento, lo que quiere decir que las líneas de enseñanza hoy día, se inclinan más bien hacia la formación del músico en los aspectos teóricos (solfísticos, dicción, expresión, etc., etc.,), que a los aspectos técnicos de la digitación del instrumento, por ello el instrumentista, que no domina la digitación de su instrumento a la perfección, en la ejecución de pasajes que le resultan difíciles de ejecutar como estan escritos (registro grave-agudo), tiende a invertirlos a la octava superior o inferior según convenga, debido a su incapacidad técnica para ejecutarlos donde debe, burlando de esta manera lo querido por el compositor, lo que demuestra que a pesar de acabar los estudios oficiales, no se domina con seguridad la técnica de la digitación en toda la extensión del instrumento.

Hasta fechas recientes, el saxofón era enseñado por clarinetistas de reconocido prestigio ya que al ser un instrumento muy joven no existían verdaderos especialistas. Sin embargo, he de decir con todo el respeto y admiración para ellos, que no eran conocedores en profundidad del saxofón. Esto hoy día ha cambiado mucho, dada la importancia que este instrumento está teniendo en la música docta y el saxofón se enseña por verdaderos especialistas de este instrumento. Su técnica y sus posibilidades hay que conocerlas en profundidad para dominarlas y ponerlas en práctica, como lo hacen otros instrumentistas que han tenido verdaderos profesores, tal como ocurre con el piano, violín, clarinete, etc. etc.

Dicho esto, recomiendo para completar la formación como saxofonista, el estudio de ejercicios cromáticos destinados al efecto, donde se estudien todo tipo de articulaciones, formulas y posiciones posibles para dar aquellas notas que tengan más de una posición, aconsejando para ello el estudio riguroso y serio del Método SAXOFONCROMATICO”, de Antonio Juárez Bayón, distribuido por la editorial “CLIVIS Publicacions " de Barcelona.

En él, estoy seguro que  encontraras la respuesta a los problemas enumerados y la satisfacción de ejecutar los pasajes difíciles de una forma sublime y hermosa, tras el estudio riguroso de estos ejercicios  característicos. Saludos.

Pulsa encima para añadirlo al artículo (portad10.jpg) Método del Profesor Antonio Juárez Bayón.-

 

 

 


 

 

Admin · 485 vistas · Escribir un comentario

En/03/2015 

La palabra TRÉMOLO,  según la Real Academia de la Lengua Española, significa sucesión rápida de muchas notas iguales de la misma duración.  Pero la verdad,  es que en el vocabulario musical, la palabra trémolo es polivalente y a veces confusa y   se emplea  por los músicos para referirse a cosas muy distintas.

Tanto es así,  que para destacados teóricos, articulistas y comentaristas musicales, el trémolo no es más que un trino entre  la nota principal y la superior o inferior a ella,  a distancia de segunda, tercera e incluso cuarta, olvidando sin embargo  los que así piensan, que en el trino es otra cosa, pues en él  se  diferencian tres fases en su ejecución, como son:  la preparación (batido lento)  , el batido (rápido), y la resolución (batido lento), y  además generalmente el trino es  entre dos notas separadas por una segunda (menor o mayor), mientras que  en el trémolo la velocidad de ejecución es constante de principio a fin y es siempre entre notas separadas por intervalo generalmente superiores al de segunda. 

Otra de las diferencias está en que el trémolo al que me quiero referir en este artículo,  se indica  generalmente con unas barras cortas horizontales entre las notas que se han de tremolar, y a veces con la abreviatura “trem”, mientras que en el caso del trino  se indica con la abreviatura “tr”.

Es más, hay quien utiliza la palabra trémolo cuando se refiere al vibrato, confundiendo el uno con el otro, lo cual no deja de añadir más incertidumbre al tema. En el fondo lo que refleja esto,  salvo honrosas excepciones, es la falta de preparación teórica solida en esta materia. De lo contrario, no se confundiría el vibrato con el trémolo, como ocurre en demasiados caso, puesto que la diferencia es bien clara: En el vibrato, lo que fluctúa es la frecuencia del sonido (longitud de onda), mientras que en el trémolo lo que fluctúa es la  amplitud del sonido (cantidad de energía que contiene una señal sonora). Luego el vibrato es otra cosa distinta, de la que hablaré en una próxima ocasión.   

Por si fuera poco todo esto,  en el caso de la guitarra, la palabra trémolo la empléan los guitarristas para  referirse a un complemento de la guitarra, como es  a la palanca utilizada para la  oscilación del sonido.

Dicho esto como cuestión previa,  entrare  a comentar el Tremolo en los instrumentos de viento, entendiéndolo como la sucesión rápida de muchas notas iguales de la misma duración, y sobre todo  como el batido alternativo, rápido, y uniforme  entre la nota principal  y la superior o inferior a ella,  a distancia de segunda, tercera e  incluso cuarta, por ser la definición más conocida entre los instrumentistas de viento.

El tremolo, según una clasificación aceptada por muchos, puede ser de dos clases: cubierto y descubierto. Es cubierto, como su propio nombre indica, cuando lo cubre la línea melódica de la orquesta, de ahí que sea como un murmullo. Y es descubierto cuando se escucha solo y destacado. Esta última modalidad, compromete más al ejecutante, porque deja patente su técnica de interpretación  y su formación como instrumentista.  

En el caso del saxofón y demás instrumentos de viento, las dificultades de ejecución de un trémolo son muchas, pudiéndose afirmar que:

1.-A mayor intervalo entre las notas a tremolar mayor dificultad.

2.- Intervención de más de un dedo de una mano; de uno  o más  dedos de ambas manos;  o el empleo de dedos en  horquilla

3.- Dificultades técnicas del instrumento en sus llaves y deficiencias en la formación del instrumentista.

En la ejecución del trémolo,  el ejecutante se acomodará en su duración al valor de las figuras a tremolar y al aire de la obra, sin olvidar jamás que el trémolo  ha de ejecutarse  con  delicadeza y suavidad, como si de un murmullo se tratara,  o  con brillantez,  y elegancia cuando proceda, pero  nunca de una manera torpe y grotesca,  que dañe la belleza de la obra y  deje  en evidencia la falta de  capacidad técnica del instrumentista.

Al objeto de vencer en lo posible estas dificultades, en el método "SAXOFONCROMATICO"  distribuido por  Clivis Publicacions,  el autor incluye varios ejercícios de progresión cromática destinados a facilitar la ejecución del trémolo en general y de trémolos de difícil ejecución,  (Si-Do#/Reb) o  (Do-R#/Reb), por citar algún ejemplo. El saxofonista ha de conseguir  que las dos notas que se baten o tremolan,  suenen con igual intensidad y duración en toda la extensión del saxofón.

 "SAXOFONCROMATICO" (Método de saxofón  del  profesor Antonio Juárez Bayón).
http
://www.clivis-music.com/novetats2010/saxofoncromatico.htm

Admin · 421 vistas · Escribir un comentario

Dic/02/2014 

Siempre ha habido interés por parte de los aficionados a la música en saber si el saxofón forma o no, parte de la orquesta sinfónica. La respuesta a este interrogante hay que enfocarla desde la perspectiva en el tiempo y no se puede afirmar de manera rotunda en un sentido o en otro. Por consiguiente, sería más apropiado decir para responder, que el saxofón no forma de manera habitual parte de la orquesta sinfónica, aunque si lo hace en casos determinados y cada vez con más frecuencia.

Los motivos por los que el saxofón no forma de manera habitual parte de la orquesta sinfónica han sido diversos. Entre otros, porque su invención es muy reciente si lo comparamos con instrumentos como la trompa, el clarinete o la trompeta, lo cual hace que no existan partituras para el saxofón anteriores a 1840, simplemente porque los compositores no lo conocían.

Por otra parte, hasta pasado mucho tiempo después de ser presentado en París por su inventor, Adolphe Sax en 1842, no empiezan a aparecer intérpretes cualificados, puesto que no existía una escuela de enseñanza reconocida, lo que impedía como es lógico, la formación de virtuosos de este instrumento. Cosa que no ocurría en el caso del violín, piano, etc.

Es más, el saxofón fue como todos sabemos, despreciado e ignorado al poco de su invención en relación con otros instrumentos como trompetas, clarinetes, etc, solo por el hecho de que estos tenían una existencia muy anterior y por ello eran bien vistos y respetados dentro de la orquesta sinfónica. Es decir, tenían antecedentes nobles en la música docta, no así el saxofón , considerarlo solamente un instrumento de circo, de charangas y como máximo de bandas de música militares, lo cual fue un craso error de los que injustamente así pensaron, guiados quizás por otros interese ajenos a la música, con el fin de ridiculizar a su inventor y reducir su invento a un mero accidente o a la casualidad, sin ninguna trascendencia como instrumento de interés para la música y menos para la música clásica.

Es más, tras la presentación del primer esbozo en la Exposición Mundial de la Industria de Bruselas de 1841, algunos lo calificaron de invención desastrosa y según relata G. Kastner algunos dijeron: “El saxofón fue dejado en una oscura esquina, y alguien en ausencia de su inventor le dió una patada que lo envió volando por toda la sala…”. Pero se equivocaron, nunca más lejos de la realidad.

Con estos antecedentes , resultaba lógico no incluirlo en la orquesta sinfónica. Sin embargo, se utilizó por primera vez en la opera, y con gran éxito según algunos historiadores, en “Le Dernier Roí de Judá” de G. Kastner. El compositor Wagner, también fue uno de los primeros en utilizarlo en Tanhauser, además de otros compositores como Vient D´Inody. Sin embargo, es con Elisa Hall con la que el saxofón cambia verdaderamente de rumbo y se empieza a introducir en la orquesta sinfónica, al escribir para él compositores como Puccini, Hobroock, Iber, Tomasi, Schostakovitch, y otros muchos, influenciados, claro está, por las cualidades sonoras de dicho instrumento, pues no en vano dijo Rossini de él: “Nunca he escuchado nada tan bello”.

Es a finales del siglo XIX cuando el Saxofón se empieza a abrir paso de verdad con la ayuda de fabricantes de instrumentos como Conn y Buscher, los cuales empiezan a publicitarlo y lo lanzan al mercado resaltando sus bondades y características sonoras, de tal manera que pronto empezaría a despojarse de ese maleficio con interpretes como Elisa Hall, Lefebre y otros y a emplearse con relativa frecuencia en la opera.

A penas un siglo después de su invención, ya alcanza gran popularidad y se crea la cátedra de saxofón en el Conservatorio Nacional Superior de Música de París dirigida por Marcel Mulé, del que numerosos intérpretes han adquirido sus enseñanzas en todo el mundo. Además, hoy día en pleno siglo XXI, existen mas de 3500 compositores vivos que han escrito y escriben para el saxofón, lo que hace que un mayor número de directores de orquesta se interesen por este instrumento por su bella y variada sonoridad, pudiendo ser citados entre los solos más conocidos de saxofón dentó de la orquesta, por citar algún ejemplo, “Cuadros de una Exposición” de Mussorgsky o el Bolero de Ravel entre tantos y tantos otros.

Por ello, se puede afirmar sin lugar a equivocarse, y así lo he dicho en mí método "SAXOFONCROMATICO" y en alguno de los artículos de este blog, que el saxofón es el instrumento de moda, porque ha ganado ya el puesto que se merece de pleno derecho dentro de la orquesta sinfónica, gracias sobre todo a los profesores que lo han enseñado y enseñan de manera puramente clásica y a los compositores que desde su invención han creído y siguen creyendo en él.

Por consiguiente, el papel de los compositores es relevante para que el saxofón, forme parte a la mayor brevedad, y de manera permanente de una orquesta sinfónica, si queremos que el plano sonoro de la misma sea completo.

Respecto del saxofón en la música de Jazz, hay que decir que en este tipo de música, el saxofón ya se ha convertido en el Rey de los instrumentos por méritos propios desde hace más de un siglo. Pero este tema, queridos amigos, será el tema de otro artículo. Espero vuestros comentarios. Saludos.

Pulsa encima para añadirlo al artículo (portad10.jpg)   http://www.clivis-music.com/novetats2010/saxofoncromatico.htm


Admin · 438 vistas · Escribir un comentario

Nov/01/2014 

Partiendo de que el trino es un adorno, es preceptivo señalar primero que se entiende por ornamentación musical. La ornamentación musical puede definirse como el arte de disponer bien el conjunto de los adornos musicales.

Dicho esto, podemos añadir que los adornos musicales son unas notas que sin pertenecer a la melodía contribuyen a embellecerla. Entre estos se pueden citar los siguientes: el trino, la apoyatura, el grupeto, el arpegio, el mordente, la floritura, etc. Están representados por signos o breves figuras accesorias sin valor dentro del compás, puesto que no forman parte de la composición musical y cuyo fin esencial es adornar y embellecer la melodía.

El trino.-
El trino no es un adorno de nuestros días, es un adorno que ya se utilizaba en el Siglo III según documentación de la época, o sea que no es nuevo, quizás por eso sea el más conocido. Desde entonces el trino como adorno se empleó mucho, sobre todo en el barroco (Bach, Händel, etc.), de tal manera que ya en el Siglo XIX, no solo los autores empleaban los adornos con mucha frecuencia sino que daban libertad a los intérpretes para que los incluyeran en sus interpretaciones, siempre y cuando no desvirtuaran el carácter de la obra. Es decir que siempre que el adorno no sirva para embellecer, bien porque no es apropiado o no es ejecutado debidamente, debe ser desechado.

A este respecto, algunos saxofonistas del pasado siglo, suficientemente conocidos como Fausto Papetti y otros, según críticos musicales, los emplean en exceso llegando incluso a perder la obra su pureza y su verdadero carácter.

El trino, se indica con las letras “tr”, y consiste en el batido alternativo y rápido de dos notas contiguas, separadas por un intervalo de 2ª mayor o menor, teniendo en cuenta la armadura de la composición y en ocasiones, una pequeña alteración que se colocada encima de las letras “tr”, la cual indica que la nota superior debe ser alterada. A veces, las letras “tr” con las que se indica el trino, suelen ir seguidas de una línea ondulada para indicar hasta donde ha de prolongarse este.

Atendiendo un poco a las formas o maneras de ejecutarlo ha sido etiquetado por algunos con los calificativos de trino “clásico”, “barroco” y “romántico”. Sin embargo es muy importante no confundir el trino en cualquiera de sus variantes con el “trémolo” del que hablaré en otro artículo

Ejecución del trino.- El trino generalmente empieza por la nota sobre la que está escrito, y en ocasiones por la superior o por la inferior; en estos dos últimos casos, suele estar indicado mediante una pequeña notita que precede a la nota principal.
En su ejecución podemos distinguir tres partes: La preparación, el batido y la terminación o resolución. En los tiempos lentos, o figuras de larga duración, la preparación suele empezarse con batido lento, acelerando progresivamente y volviendo a ralentizar el batido en su resolución. En los tiempos rápidos o figuras de muy corta duración las tres partes del trino apenas se distinguen y se ejecutan con rapidez y brillantez.

En todos los trinos se ha de controlar la precisión, la velocidad, el timbre, el sonido, la dinámica y la expresión sobre todo. El contacto del dedo con la llave debe ser ligero, relajado y sin tensión, por lo que precisan de un estudio muy meticuloso y constante para poder dominarlos en toda la extensión del instrumento. Pero hay algunos trinos en el saxofón, que podemos calificar como “trinos difíciles”, dadas las dificultades técnicas para ejecutarlos. Por ello, no son muy usados por los compositores e instrumentistas, pero a veces se presentan y hay que ejecutarlos (si se puede claro está). En el caso del saxofón, el trino Si-(Do#/Reb) y el trino (La#/Sib)-Si graves, son de muy difícil ejecución, como ya he dicho en otro tema, por lo que deben ser estudiados con constancia y esmero hasta conseguir hacerlos con rapidez, igualdad y brillantez.

Por último decir, que el trino queda a gusto del intérprete. Ello implica responsabilidad en su ejecución, de ahí la trascendental importancia de dominar bien este adorno musical, porque no debemos olvidar que… EN LA EJECUCION DEL TRINO, SE REFLEJA LA TECNICA DEL SAXOFONISTA. Para ello recomiendo una vez más consultar el Método “SAXOFONCROMATICO”, del Profesor Antonio Juárez Bayón, donde se explica de manera minuciosa la manera concreta de resolver los trinos aludidos anteriormente.

http://i39.servimg.com/u/f39/13/64/21/58/th/foto_m10.jpg

       

     

 


Admin · 534 vistas · Escribir un comentario

Oct/02/2014 


A veces no resulta fácil encontrar la definición exacta de una palabra que solemos utilizar los músicos para las POSICIONES ALTERNATIVAS  como es el caso de la palabra TRANQUILLA, pero podríamos definirla como una especie de técnica  especial  en la combinación de posiciones de los dedos, con el fin de obtener una nota o sonido determinado, en otro u otros lugares distintos al reservado para esa nota o sonido en su posición real.

El empleo de estas  “tranquillas” o posiciones alternativas no es nuevo, desde tiempos muy remotos los pastores, en las montañas de Santander fabricaban sus propios instrumentos, pitos, dulzainas, flautas, etc., y ejecutaban las canciones populares empleando todo tipo de posiciones y combinaciones diversas que les permitían, con ayuda del labio, interpretar los diferentes tonos y modos recogidos en el cancionero popular que se transmitía de padres a hijos. El grupo, vamos a decir "artistico", lo componía el Tamboritero y el Pitero. Como es obvio, el pitero era el que tocaba el "Pito", instrumento semejante a la dulzaina, en el que se manejan generalmente tres llaves de las siete que tiene, por lo que precisa de una gran habilidad para tocarlo.

El pitero, pues, utiliza un juego combinado de las llaves, que le permite ejecutar los más difíciles pasajes y melodías y que con las simples posiciones reales esto le sería prácticamente imposible.Vemos pues que, el empleo por estos músicos de estas posiciones alternativas era habitual, les resultaba además muy útil, las sabían de memoria, eran músicos de oído, de alma, de corazón. A pesar del paso del tiempo, y el avance de la tecnología en la fabricación de instrumentos más perfectos, dicha técnica (empleo de posiciones alternativas),se sigue utilizando en nuestros días, aunque no lo suficiente, en los diferentes instrumentos de viento. En el caso del saxofón, clarinete, etc, sigue siendo necesario el empleo de posiciones alternativas propias, porque no se ha superado, en su fabricación, las imperfecciones técnicas de que adolece, como para dejar de utilizarlas. El saxofón es en el registro grave y en el agudo muy imperfecto todavía, de ahí que estos inconvenientes mecánicos, que limitan la ejecución, precisen del conocimiento, estudio, y aplicación de tranquillas, para dominar la técnica de la digitación en su totalidad y en toda la extensión del instrumento.

El prestigioso saxofonista frances Daniel Deffayet, paradigma del sonido clásico y de depurada técnica, no solo las empleaba sino que las recomendaba a sus alumnos. Las posiciones alternativas o tranquillas, son muy útiles para facilitar la ejecución de determinados pasajes, pero sin embargo, muy poco conocidas por los saxofonistas. Asimismo, hay que significar, en contra de la opinión de otros expertos, y para evitar malos entendidos, que no es aconsejable o conveniente (salvo casos muy excepcionales), utilizarlas con el fin de conseguir una mejor afinación de determinadas notas. Las indicaciones que se hacen de estas posiciones alternativas en el Método “SAXOFONCROMATICO”, del Profesor Antonio Juárez Bayón, establecen la posibilidad de producir la nota deseada, pero la nota debe ser oída y sentida previamente por el saxofonista para encajar su afinación. Por lo tanto, tienen un carácter pedagógico y orientativo, con el fin de que el saxofonista las conozca, las estudie y las pueda utilizar cuando proceda, pues se da el caso de que algunas partituras están plagadas de llaves y número de dedos a utilizar, etc., para ejecutar la nota, lo cual dificulta la lectura y además no dejan al interprete la libertad de utilizar la posición más adecuada para cada pasaje concreto.

Por lo tanto, opino que es el instrumentista el que conociendo y dominando toda esa gama de posiciones alternativas que existen, el que debe utilizar la más conveniente en cada caso, sin que necesidad de anotaciones al respecto en la partitura. Visita el siguiente enlace.
Saludos. 

Pulsa encima para añadirlo al artículo (portad10.jpg)
 

 

Admin · 385 vistas · Escribir un comentario

Página precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Página siguiente