Ultimo Comentario

Puedo usar para el doble picado ...

12/07/2017 @ 10:39:27
por Juan


Hola. Querría conocer tu opinión. En ...

08/04/2016 @ 21:40:48
por Abalo


algo en desacuerdo con este blog, ...

24/11/2015 @ 21:41:53
por ramirez garcia


Buen dia, Estoy pensando de comprar mi ...

06/10/2015 @ 12:04:10
por Pepito


Hay un error en el texto ...

27/09/2015 @ 23:29:18
por daniel


Calendario

Septiembre 2017
LunMarMierJueVierSabDom
 << < > >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

contador de visitas

Anuncio

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitantes: 3

Palabras clave (tag)

Ningún tags en este Blog

rss Sindicación

A MAS DE 46.700 PERSONAS LES GUSTA ESTE BLOG.

Bienvenido al Blog "SAXOFONCROMATICO". Este Blog es una ventana abierta al conocimiento, donde si te asomas una vez, no te arrepentirás de volver a hacerlo. En él, se pretende dar respuesta a la curiosidad de aquellos que quieren acrecentar sus conocimientos acerca del Saxofón de una manera fácil y práctica, pues como dijo Paul Bernard, "El conocimiento acrecienta nuestro poder en la misma proporción en que disminuye nuestro orgullo".!!ASOMATE YA!!.

En "SAXOFONCROMATICO". encontrarás lo que buscas.

Avr/29/2013 

Hemos oído muchas veces que la técnica para tocar el saxofón es muy subjetiva y que además está supeditada al estilo de música que se desea interpretar; clásica,  de Jazz, Rock, Pop, etc. etc.

El saxofón además es un instrumento de gran versatilidad, lo que permite al intérprete utilizar junto con lasposiciones reales o convencionales,  otro tipo de posiciones alternativas o tranquillas  que ayudan a la consecución de sonidos o efectos sonoros especiales.


Cuando hablo  de efectos sonoros especiales, me estoy refiriendo a todos aquellos que no forman parte de la acentuación  y matices propiamente dichos de uso común y ordinario. Es decir, este tipo de efectos sonoros son el resultado de varios factores, pero sobretodo,  son la resultante de la aplicación  de determinadas técnicas posicionales y especialmente de la embocadura, con lo que los saxofonistas consiguen obtener efectos espectaculares,  tales como los que simulan  los  ronquidos, gruñidos, risas, carcajadas efectos de percusión, etc.etc.

El efecto sonoro en sí mismo, se produce  por la fusión  de ondas sonoras diferentes: las que generan las cuerdas vocales al entrar estas en acción y  las generadas por la vibración producida  por la columna de aire a su paso por la boquilla.

¿Es necesario conocer y practicar este tipo de efectos sonoros?.-  Indudablemente la pregunta no se puede responder con un SI o con un NO. Pues es evidente, que depende del estilo de música  que se quiera practicar. Para los saxofonistas  de Jazz, Rock, Pop, etc.,etc., es indudable que es importante conocer estos efectos y practicarlos, pues ahí tenemos los ejemplos de Gato Barbieri, Ben Wester y otros. Sin embargo, para un saxofonista clásico intérprete de música docta no es  tan importante, pues   será rara la vez que tenga que utilizar alguno de estos efectos sonoros a los que me estoy refiriendo, a no ser por exigencias de la obra. Por ello, en mi  opinión tengo que decir que,  tanto un saxofonista de Jazz como un saxofonista  clásico deben conocer y saber hacer  estos efectos, pues forman parte del aprendizaje del saxofón.   Otra cosa distinta  es que los practiquen.

¿Cuando deben empezar a estudiarse?.-   La experiencia y el sentido común, nos indican que al tratarse de efectos sonoros especiales, no convencionales, es aconsejable empezar una vez que la embocadura este bien consolidada, o al terminar los estudios  de grado medio. Es aconsejable comenzar primero con la boquilla y el tudel solamente.

EFECTOS SONOROS ESPECIALES.-

La clase o número de  efectos  posibles que se pueden conseguir, podría decirse que es ilimitado, dadas las posibilidades que ofrece el saxofón para ello. No obstante, a continuación  me referiré a los más utilizados por los saxofonistas:

GROWLING.- Es el efecto conocido como gruñido. Se consigue cantando o tatareando una nota en la parte posterior de la garganta (grrrrrr), al mismo tiempo que se toca  en el registro medio generalmente. Una vez conseguido el efecto deseado, debe practicarse en los demás registros. (Gato Barbieri, Earl Bostic, King Curtis o Ben Wester lo practican).

BLENDING.- Es un efecto que consiste  en producir una especie de desafinación controlada o caida del sonido. Es decir se ataca la nota y se floja la embocadura velozmente haciendo caer la afinación, volviendo a  recuperar  la  presión normal repentinamente. (Ben Wester).

SMEART (RISA).- Es el efecto de risas o carcajadas imitando al ser humano. Resulta fácil si se domina el Blending . Se consigue haciendo un vibrato muy exagerado (Wa, Wa, Wa),  a la vez que se hace un descenso cromático que simula la risa.

SLAP TANGUING.- Es un efecto que simula la percusión. Se consigue colocando la lengua paralela a la caña obstruyendo la abertura, se sopla con fuerza a la vez que se retira la lengua (Tac, Tac), lo que produce un vacio entre la caña y la boquilla que simula el pizzicato de los instrumentos de cuerda.

FRULLATO.- Este efecto simula al trémolo. Se produce con un movimiento rápido de la punta de la lengua sobre la punta de la boquilla (drrrrr). Es preciso  introducir poca boquilla y solo es recomendable para el registro medio y grave. Otra forma de hacerlo es con la garganta, como haciendo gárgaras (grrrrrr).

GLISANDO DE LABIO.-  Es un efecto parecido al Blending. Al emitir la nota se floja el labio y se disminuye la presión hasta llegar a la nota deseada que se halla normalmente a distancia de medio tono incluso un tono. (Escuchar a Fausto Papetti).

MULTIFONICOS.- Es el efecto sonoro que simula un acorde. Está  integrado por varios sonidos producidos al mismo tiempo a partir de otro. Se consigue con la combinación de determinadas digitaciones. (Tabla de posiciones: Daniel Kientzy, Jean Marie Lendoix).

Queridos amigos:  Espero haber podido contribuir con estas pinceladas teóricas, sobre los efectos sonoros especiales del saxofón, a incrementar vuestros conocimientos  sobre este maravilloso instrumento y sobretodo, quiero recordaros dos cosas: Una. “La imitación es más importante que la teoría” y Dos.“Cada maestrillo tiene su librillo”.
Por ello, no olvidéis escuchar a Iván Meyer y  muchos  más ejemplos. Saludos.

Pulsa encima para añadirlo al artículo (portad10.jpg)                           http://i75.servimg.com/u/f75/13/64/21/58/th/41010.jpg

Método Superior de Saxofón.

                                                Profesor.JUAREZ BAYON    


Admin · 2051 vistas · Escribir un comentario

Feb./13/2013 

 

Queridos amigos: Este artículo  es un poquito largo, pero creo que vale la pena leerlo para disipar dudas y aclarar  conceptos o puntos de vista, contradictorios entre los profesionales  de la música, respecto  de  si es o no conveniente practicar o tocar, por ejemplo, un saxofón o clarinete y una trompeta  al mismo tiempo,  o si se puede  incluso estudiar varios instrumentos de familias diferentes a la vez.

Pues bien, empezaré diciendo, que  existe todavía la creencia entre algunas personas que carecen de conocimientos musicales, de que  los músicos por el mero hecho de tocar un instrumento,   saben tocar cualquier  otro”.  Nunca más lejos de la realidad. Es evidente que los que así piensan,  es porque  ignoran que cada instrumento musical,  tiene sus propias características y su propia  técnica de aprendizaje,  y aunque los instrumentos que pertenecen a la misma familia tienen cierta similitud,  entre ellos existen también ciertas diferencias.

Hay instrumentos que  no es que sean parecidos,  es que son totalmente diferentes, como ocurre con el clarinete,  el  acordeón, el trombón, etc. Sus características técnicas,   sus prescripciones y metodología de aprendizaje  son radicalmente distintas, por ello el hecho de tocar el clarinete no significa que podamos tocar el acordeón o  el trombón por poner un ejemplo. 

Sin embargo, están los  músicos conocidos como multiinstrumentistas,    que tocan varios instrumentos.  Estos son aquellos que han  estudiado la técnica de aprendizaje de cada uno de ellos, pues nada impide que un pianista estudie al mismo tiempo el clarinete,   el violín o cualquier otro instrumento de los que veremos más adelante.

Esta clase de músicos, es decir los multiinstrumentistas, debido a su variedad,  los podemos encuadrar en los siguientes grupos:

.- Los que tocan más de un instrumento perteneciente al grupo de viento-madera.-

En este grupo puede haber músicos que toquen todos los  modelos de  clarinete, salvando las ligeras diferencias específicas de cada instrumento  en cuanto  a su mayor o menor tamaño. Lo mismo ocurre con la familia de los saxofones. Es decir, que  son instrumentos compatibles entre sí, y entre familias ya que su  embocadura y digitación son prácticamente iguales. Por consiguiente nada impide tocar varios  de ellos siempre que se haya estudiado la técnica específica propia de cada familia. 

.- Los que pueden tocar varios instrumentos pertenecientes al grupo de viento-metal.-

En este grupo ocurre algo similar al anterior, hay músicos que tocan  tanto la  trompeta como  el fliscorno, el trombón, el bombardino o la tuba, etc. porque pertenecen al grupo viento-metal,  y aquí, la embocadura y la digitación es igual o muy parecida en todos ellos,  salvando lógicamente las diferencias de tamaño entre instrumentos  y aquella otra relativa a la  digitación si esta es de pistones o de cilindros la cual  no resulta  relevante. Ello hace que estos instrumentos sean totalmente compatibles entre sí.  

.-Los que tocan más de un instrumento  perteneciente al grupo de cuerda.-

Dentro de este grupo, podríamos distinguir los instrumentos de cuerda frotada  donde   es frecuente encontrar músicos que alternan el violín con la viola o con el  violoncelo, incluso con  el  contrabajo, etc. La digitación es muy similar salvo  el tamaño del instrumento y la posición  de las manos,  que presenta  algunas variaciones dependiendo del instrumento, pero existe cierta compatibilidad entre unos y otros.  Y por último, los instrumentos de cuerda pulsada como la guitarra, laúd, etc.,  que dentro de sus peculiaridades también  se encuentran compatibilidades entre sí.

4º.- Los que tocan varios instrumentos de teclado.-

Tenemos en este grupo los pianistas que tocan también el acordeón, el órgano  y otros instrumentos de teclado. La digitación es la misma, con ligeras diferencias,  de  todos conocidas, en lo que respecta a la postura de las manos en el acordeón y otros instrumentos de teclado. Existen instrumentos de configuración similar al teclado aunque no lo  son,   como el xilofón, la marimba, el vibráfono, la lira, etc.

.- Los que tocan instrumentos pertenecientes a los diferentes grupos citados.-

En este grupo nos encontramos, con relativa frecuencia,  con aquellos músicos que tocan o alternan instrumentos pertenecientes a  varios de los grupos mencionados. Sin embargo es raro o muy poco frecuente encontrar músicos que toquen al mismo tiempo  instrumentos  pertenecientes al grupo 1º (viento-madera) y al grupo 2º (viento-metal), al mismo tiempo,  debido a la incompatibilidad existente entre ambos grupos por sus diferencias de embocadura, digitación, forma,  tamaño, etc. 

No obstante ello ha habido y hay músicos que se han enfrentado a esa incompatibilidad y  tocan instrumentos de los grupos viento–madera y viento-metal como si tal cosa,   como pueden ser  el saxofón y la trompeta por poner un ejemplo. Ahora bien, ante este reto  al que se han enfrentado con cierto éxito  algunos instrumentistas cabría preguntarse entonces:  ¿Realmente existe o no incompatibilidad entre ambos grupos, incluso si es o no aconsejable o rentable estudiar instrumentos tan dispares?. 

Para emitir una respuesta con cierta coherencia a dichos interrogantes, debería aclarar primero,  que se entiende por tocar un instrumento musical, aunque parezca ingenuo.

Si entendemos por tocar un instrumento musical  hacerlo sonar o interpretar sencillas melodías podría decirse que es "compatible" tocar el saxofón y la trompeta y viceversa. Ahora bien,  si entendemos que tocar un instrumento es algo más que eso. Es decir, como lo  entiende la mayoría de los músicos profesionales,  la cosa cambia. Y digo que cambia, porque en  mi opinión desde un  punto de vista profesional serio,  tocar un instrumento indudablemente es,  o debería ser,  algo más que interpretar sencillas melodías. Entiendo que  debe ser tocado,  si no como un virtuoso,  sí como lo haría un profesional   tras  haber superado los estudios oficiales con la metodología correspondiente a la carrea del instrumento en cuestión.

Por consiguiente desde este punto de vista  es evidente que la respuesta sería otra muy distinta. Es decir, podría afirmarse sin lugar a equivocarse, que el saxofón y la trompeta son incompatibles. Y son incompatibles,  por   razones de embocadura y digitación  entre otras cosas, como veremos a continuación.

En  la embocadura de los instrumentos de viento-madera,  los músculos orbiculares de la boca  y los labios tienen un comportamiento muy distinto que cuando se trata de los instrumentos de viento-metal.  En los primeros como el saxofón  el  clarinete y otros de lengüeta,  la fuente de vibración es fundamentalmente la caña o lengüeta con ayuda de otros elementos bucales,  y en los segundos como ocurre en la trompeta, fliscorno, etc., la fuente de vibración,  es fundamentalmente los labios y otras estructuras como la piel y la mucosa de la cavidad bucal, etc. pero sobretodo  la posición  y función de los labios es  importantísima.

Respecto de la digitación, ni que decir tiene que es también  absolutamente diferente, porque la técnica de aprendizaje del  mecanismo de cada uno de ellos   y los aspectos de  formación exige ejercicios y prácticas totalmente  distintos para cada uno de ellos,  como todo el mundo sabe y que ahora  sería largo de explicar aquí.  De ahí que resulte muy difícil ser un profesional  competente en cada uno de ellos (saxofón-trompeta), si no se está dotado de excepcionales condiciones para la música en general y para ellos en particular.

Sin embargo, también hay que decir, que  existen otras opiniones distintas que pretenden  demostrar que no existe tal incompatibilidad  entre la madera y el metal y que es posible tocar perfectamente  viento-madera y viento-metal.

En este sentido, y como casos excepcionales, hay que significar,  que  han existido y existen músicos multiinstrumentistas muy conocidos sobretodo  en la música del Jazz como es el caso de Ornette Coleman que tocaba el saxofón y la trompeta o  Roland Kirk que además de ser ciego  era capaz de tocar también la trompeta y  el saxofón,  y no solo eso sino que tocaba dos saxos a la vez. Y por si fuera poco todo esto, el conocido multiinstrumnetista y genio de la música Hermeto Pascual tocaba flauta, piano, acordeón y por supuesto saxofón y trompeta. No menos habilidoso es el  Jamaicano Mikey Spice que toca  saxofón, clarinete, trompeta, etc. o la joven española Andrea Motis  con su trompeta y saxo soprano.

Hemos visto pues,  tras estos llamativos e  incluso discutibles ejemplos,  que no se podría afirmar con rotundidad  que exista una incompatibilidad absoluta o al menos significativa,  puesto que estos casos demostrarían lo contrario. Pero son como he dicho, casos  excepcionales y además se producen principalmente  en el mundo del Jazz. Y digo en el mundo del Jazz,  porque no conozco en la música docta  saxofonistas de prestigio, no ya virtuosos, que lo sean también de la trompeta y viceversa  o  trombonistas de prestigio que lo sean a la vez  del clarinete. Luego parece que no es aconsejable en general,  estudiar instrumentos tan dispares porque se corre el peligro de no tocar ni uno ni otro de no ser un dotado para ello tal como hemos visto.

Un  ejemplo que ayudaría a ilustrar el tema  y a entender  mejor el porqué de  la existencia de incompatibilidades entre el viento-madera y el viento-metal, lo podríamos encontrar, salvando las diferencias pertinentes,   entre algunos  profesionales del atletismo, donde vemos que  son escasísimos, por no decir inexistentes, los   profesionales de alta competición en natación que a la vez lo sean también en boxeo  o que un bailarín de primera fila sea a la vez un campeón de levantamiento de pesos. Son actividades que precisan de  formación diferente y técnicas específicas para cada una de las disciplinas, que las haría  incompatibles si se quiere alcanzar el rendimiento deseado en cada una de ellas.

Como  hemos visto el tema no es pacífico,  pero existe una corriente mayoritaria y predominante  muy significativa de pedagogos musicales, conservatorios superiores   y profesores  de reconocido prestigio (Marcel Mulé o Sigurd M. Rascher, etc. entre los saxofonistas, o Maurice André, Timofei Dokshizer o  Wynton  Marsalis  entre los trompetistas), que sostienen que el aprendizaje y practica alternativa de instrumentos del grupo viento-madera con  los de viento-metal  es incompatible.

www.cultivalibros.com/taxonomy/term/839/all

 

 

 

 

Admin · 2134 vistas · Escribir un comentario
Categorías: Primera categoria

Dic/09/2012 

El mundo de los sobreagudos en el saxofón es algo complejo por varias razones, pero sobre todo porque al ser sonidos armónicos, para producirlos hay que sentirlos en nuestro interior, además de conocer las posiciones adecuadas para producir el sonido de

Admin · 4145 vistas · Escribir un comentario

Nov/10/2012 

Hola amigos: Hasta hace muy pocos años, como todos sabéis,  las mujeres tenían muchas dificultades para poder formar parte de orquestas y agrupaciones musicales. Era cosa de hombres y en la mayoría de los casos, no estaba bien visto por la sociedad de la época   que las mujeres tocaran instrumentos de viento, pues se consideraba  poco apropiado para una fémina, por motivos que ahora sería largo de explicar.

No obstante, hay que decir que las mujeres estudiaron música desde tiempo inmemorial. Ya en la China milenaria antes de Cristo,  en Egipto o en  el Imperio Romano, las mujeres practicaban la música como cantantes y tocaban instrumentos como la Lira, el arpa,  la khitara, etc. Mujeres todas ellas, de    espíritu sensible y apasionado  por los acordes melodiosos y armoniosos,  como Santa  Cecilia, patrona de la música (noble romana  que fue martirizada entre 180-230 d.c.).  

Unos siglos mas aca, las mujeres empiezan a tocar  el Violín y  la guitarra. Con la aparición del piano en el  siglo XVIII empizan a destacar mujeres como pianistas como es el caso de la hermana de  Mendelssohn o  Elise Hall nacida en Francia en 1853 y pionera en el saxofon clásico. Fue tal su fama que se la llegó a conocer como "la mujer saxofón".  Claro,  con estos instrumentos,  era difícil formar parte de agrupaciones musicales u orquestas, por consiguiente optaron por dar  los primeros pasos  para poder integrarse, como los hombres,  en todo tipo de orquestas.   Para ello,  comenzaron primero formando agrupaciones para poder dar así rienda suelta  a su afición de tocar y disfrutar de la música y así fue como nacieron las primeras de ellas a mediados del siglo XX en Austria y Alemania. Ejemplo seguido rápidamente por otros países. 

Como vemos, las mujeres han seguido en su empeño  y han  ido escalando poco a poco posiciones hasta lograr una mayor independencia como instrumentistas, lo que les facilitaría optar de lleno por el aprendizaje de otros instrumentos diferentes tanto de viento-madera como de viento-metal.  

La primera orquesta de mujeres fue la “Wiener Damenorchester” (Orquesta de damas vienesas). Fue tal el éxito que tuvo,  que pronto se extendió a los Estados Unidos, donde  la Orquesta Sinfónica de San Francisco fue una de las pioneras.

A partir de la Segunda Guerra mundial  es cuando las mujeres acceden ya a las orquestas con mayor facilidad  como es el caso de la alemana Elisabet Raum (1945), con el oboe, o la inglesa Pamela Wedgwood (1947), con la trompa y otras. Así pues las orquestas se empiezan  a transformarse en orquestas mixtas, aunque algunos directores, entre ellos Zubín Mehta, no les gustaba que en  la orquesta hubiera mujeres. Ante este rechazo por parte de algunos directores, muchas  de estas mujeres, se vieron obligadas  a abandonar por la presión de sus compañeros varones, a pesar de haber superado las pruebas. Pero  no por eso han dejado de seguir luchando hasta conseguir  hoy día, eso sí al cavo de casi un siglo, formar parte de hecho y de derecho de las mejores orquestas sinfónicas del mundo,  bandas y agrupaciones musicales de todo tipo, superando las féminas  en ocasiones el 50% de sus componentes.

En este siglo pasado y lo que llevamos de este, el número de mujeres que tocan instrumentos de viento se ha incrementado considerablemente en la música Clásica, pero sobre todo  en la música de Jazz en lo que al Saxofón se refiere.  

Para los amantes del Saxofón,  les facilitaré una lista  muy interesante de mujeres saxofonistas, fundamentalmente de Jazz  en los diferentes estilos,  como pueden ser el Post-Bop, el Afro-Cuban el Cuban-Jazz el Latín-Jazz, etc..   

 
-Peggy Gilbert,  Estadounidense. 1905.
-Chefa Alonso.  Española. 1955.
-Jane Ira Bloom. Estadounidense. 1955.
-Jane Bunnett. Canadiense. 1956.
-Candy Dulter.  Holandesa. 1969.
-Carolyn Breuer. Alemana. 1969.
-Susanne Alt. Holandesa. 1973.
-Tía Tuler Estadounidense. 1976.
-Tineke Postma Holandesa. 1978.
-Katja Rieckermann. Alemana. 1980.

-Amy Dickson. Inglaterra. 1982
-Larissa Locktt. Estadounidense. 1984.
-Saori Yano. Japonesa. 1986.
-Melissa Aldana. Chilena. 1988.

Asimismo, pueden añadirse algunas  más también de reconocido prestigio como: -Ingrid Laubrock, Claire Doly, Natalie Marchenko, Anat Cohen, Jessica Lurie, Barbara Thompson, Barbara Donad, Vi Redd, Mary Fetting,  Melba Liston, etc. etc.

Como veis queridos amigos, he tratado de facilitaros un listado de mujeres saxofonistas,  que han irrumpido con fuerza  en el mundo del Jazz en el pasado siglo XX. Esperemos también,  que en el saxofón clásico, sigan algunas el ejemplo de Elisa Hall  y podamos ver pronto grandes saxofonistas femeninos en la música docta, del estilo de Marcel Mulé, Segurd M. Rascher, D. Deffayet y tantos otros,  pues el Saxofón,  sigue siendo el instrumento de moda también entre las mujeres. Un saludo.

 

 

  www.cultivalibros.com/taxonomy/term/839/all

Admin · 7595 vistas · 1 comentario

Oct/14/2012 

El saxofón, es como reconoce la mayor parte de los saxofonistas clásicos, y así lo
vengo repitiendo en otros artículos, un instrumento muy imperfecto todavía en cuanto a tecnología se refiere en su parte más grave, es decir,  en la zona comandada  por el dedo meñique de cada mano.


No obstante, y casi un siglo después de su invención, en 1935 se produce una innovación de gran utilidad, como   fue la conexión  entre sí de las llaves comandadas por el dedo meñique de la mano izquierda. Sin embargo, los inventores y  fabricantes no le han dotado a este instrumento todavía,  de las posibilidades  que tiene el clarinete, pues mientras que en este instrumento el dedo meñique de la  mano derecha gobierna cinco  llaves, en el saxofón solo se utiliza para dos, lo cual no deja de ser,  a día de hoy,  un atraso y un gran inconveniente. Esperemos que en un futuro no muy lejano estos problemas tecnológicos puedan ser resueltos.

La digitación en el registro grave.- Como consecuencia de esas deficiencias técnicas, resulta muy difícil ejecutar con cierta naturalidad y comodidad  por la parte más grave del saxofón y  sobre todo a velocidades  altas. Si además  añadimos la dificultad de producir esas notas con relativa facilidad,  la cosa se
complica aún  más.  Puede servir como ejemplo de ello el caso del pasaje de la obra “El Caserío” de  Jesús Guridi (1935),  cuando aun el saxofón no tenía la conexión entre sí,  de las llaves gobernadas por el meñique de la mano izquierda.  Las dificultades que entraña ejecutarlo limpiamente son grandes y conocidas por todos los saxofonistas clásicos. No obstante estas dificultades pueden resultar 
muy aliviadas  si el saxofón dispone de la doble llave (Re#/Mib) comandada por el dedo corazón de la mano derecha (Algunos Mark VI), y sobre todo si al emitir dichas notas aumentamos la cámara interna de la boca (Impostación ). 


Estos inconvenientes de carácter técnico, conocidos también  por los compositores,  han sido en cierto modo una barrera para ellos, que de buen agrado hubieran escrito más para la parte grave de este instrumento y sin embargo no lo hicieron ni lo harán a mi juicio, a pesar de la dulzura y suntuosidad del sonido del saxofón  en este registro,  mientras no aparezca una nueva invención que resuelva el problema mencionado.   

Pero de algún modo, el  estudio constante  y el ingenio han suplido  y han de suplir en lo posible  estos inconvenientes,  de ahí que los saxofonistas avispados partiendo del principio de utilización de todos los recursos posibles, utilicen  otras alternativas para resolver alguno de estos problemas,  como las  indicadas en el Método del Profesor Antonio Juárez Bayón,  ante la carencia de dobles llaves que faciliten la resolución de estos pasajes difíciles y de algunos trinos como es el caso de  Si-(Do#/Reb) o Si-(La#/Sib) graves.

La digitación en el registro agudo.- En este registro,  ocurre en cierto modo
algo similar, pues para ejecutar ciertos pasajes resulta francamente difícil si
no se ha estudiado este registro en profundidad y se  emplean además todas las
posiciones alternativas o tranquillas, si queremos obtener rapidez y limpieza en la ejecución de los mismos.
Algunos saxofones gozan de doble llave para el (Re#/Mib)  agudos, comandada por la mano derecha,  lo que facilita enormemente  la digitación. Pero aun así, aquí más que nunca,  sigue siendo necesaria la utilización de todas las posiciones alternativas que se conozcan y  sean susceptibles de ser  empleadas, siempre que no perjudiquen el sonido ni la afinación,  para evitar lo que hacen algunos saxofonistas con cierta frecuencia. Es decir,  la transportación a la octava inferior de aquello que no pueden ejecutar en el dicho registro.


Hay que desechar de plano, la teoría que defiende que  el saxofonista tiene que evitar llegar a las notas más agudas para preservar la naturalidad del sonido propio del saxofón. Teoría con la que no estoy de acuerdo, porque la naturalidad del sonido del saxofón lo es en toda su extensión, desde el Sib grave (La en algunos modelos), hasta el  Fa# agudo (Sol en algunos modelos), porque también,  admitir esta tesis es tanto como renunciar a utilizar todo  el registro agudo y  además cerrar la puerta al  sobreagudo.

Defender esa teoría  sería tanto como negar al gran  saxofonista alemán Sigurd  M. Rascher, su calidad de   maestro indiscutible de los sonidos sobreagudos,
así como  su extraordinaria obra en pro del saxofón clásico. Pero es más, sería algo así como rechazar  los avances pedagógicos y tecnológicos,  que tantos años y esfuerzos  han costado para dejar atrás  esa técnica y esa digitación  pobre y rutinaria. Saludos amigos.

 Pulsa encima para añadirlo al artículo (portad10.jpg)"SAXOFONCROMATICO" (Método de saxofón del profesor Antonio Juárez Bayón).
http
://www.clivis-music.com/novetats2010/saxofoncromatico.htm

www.clivis.cat



 



Admin · 835 vistas · Escribir un comentario
Categorías: Primera categoria

Página precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Página siguiente