Ultimo Comentario

Puedo usar para el doble picado ...

12/07/2017 @ 10:39:27
por Juan


Hola. Querría conocer tu opinión. En ...

08/04/2016 @ 21:40:48
por Abalo


algo en desacuerdo con este blog, ...

24/11/2015 @ 21:41:53
por ramirez garcia


Buen dia, Estoy pensando de comprar mi ...

06/10/2015 @ 12:04:10
por Pepito


Hay un error en el texto ...

27/09/2015 @ 23:29:18
por daniel


Calendario

Mayo 2017
LunMarMierJueVierSabDom
 << <Sep 2017> >>
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

contador de visitas

Anuncio

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitantes: 3

Palabras clave (tag)

Ningún tags en este Blog

rss Sindicación

Anuncio de los artículos posteados en: Mayo 2017

A MAS DE 46.700 PERSONAS LES GUSTA ESTE BLOG.

Bienvenido al Blog "SAXOFONCROMATICO". Este Blog es una ventana abierta al conocimiento, donde si te asomas una vez, no te arrepentirás de volver a hacerlo. En él, se pretende dar respuesta a la curiosidad de aquellos que quieren acrecentar sus conocimientos acerca del Saxofón de una manera fácil y práctica, pues como dijo Paul Bernard, "El conocimiento acrecienta nuestro poder en la misma proporción en que disminuye nuestro orgullo".!!ASOMATE YA!!.

En "SAXOFONCROMATICO". encontrarás lo que buscas.

Mayo/11/2017 

 

Existe todavía la creencia entre algunas personas que carecen de conocimientos musicales, de que  los músicos por el mero hecho de tocar un instrumento,   “saben tocar cualquier  otro”. Nunca más lejos de la realidad.

Es evidente que los que así piensan,  es porque  ignoran que cada instrumento musical,  tiene sus propias características y su propia  técnica de aprendizaje,  y aunque los instrumentos que pertenecen a la misma familia tienen cierta similitud, entre ellos existen también ciertas diferencias.

Hay instrumentos que  no es que sean parecidos,  es que son totalmente diferentes, como ocurre con el clarinete,  el  acordeón, el trombón, etc. Sus características técnicas,   sus prescripciones y metodología de aprendizaje  son radicalmente distintas, por ello el hecho de tocar el clarinete no significa que podamos tocar el acordeón o  el trombón por poner un ejemplo. 

Sin embargo, están los  músicos conocidos como multiinstrumentistas,    que tocan varios instrumentos.  Estos son aquellos que han  estudiado la técnica de aprendizaje de cada uno de ellos, pues nada impide que un pianista estudie al mismo tiempo el clarinete,   el violín o cualquier otro instrumento.

Esta clase de músicos, es decir los multiinstrumentistas, debido a su variedad,  los podemos encuadrar en los siguientes grupos:

 

.- Los que tocan más de un instrumento perteneciente al grupo de viento-madera.-

En este grupo puede haber músicos que toquen todos los  modelos de  clarinete, salvando las ligeras diferencias específicas de cada instrumento  en cuanto  a su mayor o menor tamaño. Lo mismo ocurre con la familia de los saxofones. Es decir, que  son instrumentos compatibles entre sí, y entre familias ya que su  embocadura y digitación son prácticamente iguales. Por consiguiente nada impide tocar varios  de ellos siempre que se haya estudiado la técnica específica propia de cada familia. 

 

.- Los que pueden tocar varios instrumentos pertenecientes al grupo de viento-metal.-

En este grupo ocurre algo similar al anterior, hay músicos que tocan  tanto la  trompeta como  el fliscorno, el trombón, el bombardino o la tuba, etc. porque pertenecen al grupo viento-metal,  y aquí, la embocadura y la digitación es igual o muy parecida en todos ellos,  salvando lógicamente las diferencias de tamaño entre instrumentos  y aquella otra relativa a la  digitación si esta es de pistones o de cilindros la cual  no resulta  relevante. Ello hace que estos instrumentos sean totalmente compatibles entre sí.  

 

.-Los que tocan más de un instrumento  perteneciente al grupo de cuerda.-

Dentro de este grupo, podríamos distinguir los instrumentos de cuerda frotada  donde   es frecuente encontrar músicos que alternan el violín con la viola o con el  violoncelo, incluso con  el  contrabajo, etc. La digitación es muy similar salvo  el tamaño del instrumento y la posición  de las manos,  que presenta  algunas variaciones dependiendo del instrumento, pero existe cierta compatibilidad entre unos y otros.  Y por último, los instrumentos de cuerda pulsada como la guitarra, laúd, etc.,  que dentro de sus peculiaridades también  se encuentran compatibilidades entre sí.

 

4º.- Los que tocan varios instrumentos de teclado.-

Tenemos en este grupo los pianistas que tocan también el acordeón, el órgano  y otros instrumentos de teclado. La digitación es la misma, con ligeras diferencias,  de  todos conocidas, en lo que respecta a la postura de las manos en el acordeón y otros instrumentos de teclado. Existen instrumentos de configuración similar al teclado aunque no lo  son,   como el xilofón, la marimba, el vibráfono, la lira, etc.

 

.- Los que tocan instrumentos pertenecientes a los diferentes grupos citados.-

En este grupo nos encontramos, con relativa frecuencia,  con aquellos músicos que tocan o alternan instrumentos pertenecientes a  varios de los grupos mencionados. Sin embargo es raro o muy poco frecuente encontrar músicos que toquen al mismo tiempo  instrumentos  pertenecientes al grupo 1º (viento-madera) y al grupo 2º (viento-metal), al mismo tiempo,  debido a la incompatibilidad existente entre ambos grupos por sus diferencias de embocadura, digitación, forma,  tamaño, etc. 


No obstante ello ha habido y hay músicos que se han enfrentado a esa incompatibilidad y  tocan instrumentos de los grupos viento–madera y viento-metal como si tal cosa,   como pueden ser  el saxofón y la trompeta por poner un ejemplo. Ahora bien, ante este reto  al que se han enfrentado con cierto éxito  algunos instrumentistas cabría preguntarse entonces:  ¿Realmente existe o no incompatibilidad entre ambos grupos, incluso si es o no aconsejable o rentable estudiar instrumentos tan dispares?. 


Para emitir una respuesta con cierta coherencia a dichos interrogantes, debería aclarar primero,  que se entiende por tocar un instrumento musical, aunque parezca ingenuo.

Si entendemos por tocar un instrumento musical  hacerlo sonar o interpretar sencillas melodías podría decirse que es "compatible" tocar el saxofón y la trompeta y viceversa. Ahora bien,  si entendemos que tocar un instrumento es algo más que eso. Es decir, como lo  entiende la mayoría de los músicos profesionales,  la cosa cambia. Y digo que cambia, porque en  mi opinión desde un  punto de vista profesional serio,  tocar un instrumento indudablemente es,  o debería ser,  algo más que interpretar sencillas melodías. Entiendo que debe ser tocado,  si no como un virtuoso,  sí como lo haría un profesional   tras  haber superado los estudios oficiales con la metodología correspondiente a la carrea del instrumento en cuestión.

 

Por consiguiente desde este punto de vista  es evidente que la respuesta sería otra muy distinta. Es decir, podría afirmarse sin lugar a equivocarse, que el saxofón y la trompeta son incompatibles. Y son incompatibles,  por   razones de embocadura y digitación  entre otras cosas, como veremos a continuación.

En  la embocadura de los instrumentos de viento-madera,  los músculos orbiculares de la boca  y los labios tienen un comportamiento muy distinto que cuando se trata de los instrumentos de viento-metal.  En los primeros como el saxofón  el  clarinete y otros de lengüeta,  la fuente de vibración es fundamentalmente la caña o lengüeta con ayuda de otros elementos bucales,  y en los segundos como ocurre en la trompeta, fliscorno, etc., la fuente de vibración,  es fundamentalmente los labios y otras estructuras como la piel y la mucosa de la cavidad bucal, etc. pero sobretodo  la posición  y función de los labios es importantísima.


Respecto de la digitación, ni que decir tiene que es también  absolutamente diferente, porque la técnica de aprendizaje del  mecanismo de cada uno de ellos   y los aspectos de  formación exige ejercicios y prácticas totalmente  distintos para cada uno de ellos,  como todo el mundo sabe y que ahora  sería largo de explicar aquí.  De ahí que resulte muy difícil ser un profesional  competente en cada uno de ellos al mismo tiempo (saxofón-trompeta), si no se está dotado de excepcionales condiciones para la música en general y para ellos en particular.

Sin embargo, también hay que decir, que  existen otras opiniones distintas que pretenden  demostrar que no existe tal incompatibilidad  entre la madera y el metal y que es posible tocar perfectamente  viento-madera y viento-metal.

 

En este sentido, y como casos excepcionales, hay que significar,  que  han existido y existen músicos multiinstrumentistas muy conocidos sobretodo  en la música del Jazz como es el caso de Ornette Coleman que tocaba el saxofón y la trompeta o  Roland Kirk que además de ser ciego  era capaz de tocar también la trompeta y  el saxofón,  y no solo eso sino que tocaba dos saxos a la vez. Y por si fuera poco todo esto, el conocido multiinstrumnetista y genio de la música Hermeto Pascual tocaba flauta, piano, acordeón y por supuesto saxofón y trompeta. No menos habilidoso es el  Jamaicano Mikey Spice que toca  saxofón, clarinete, trompeta, etc. o la joven española Andrea Motis  con su trompeta y saxo soprano.


Hemos visto pues,  tras estos llamativos e  incluso discutibles ejemplos,  que no se podría afirmar con rotundidad  que exista una incompatibilidad absoluta o al menos significativa,  puesto que estos casos demostrarían lo contrario. Pero son como he dicho, casos excepcionales y además se producen principalmente  en el mundo del Jazz. Y digo en el mundo del Jazz,  porque no conozco en la música docta  saxofonistas de prestigio, no ya virtuosos, que lo sean también de la trompeta y viceversa  o  trombonistas de prestigio que lo sean a la vez  del clarinete. Luego parece que no es aconsejable en general,  estudiar instrumentos tan dispares porque se corre el peligro de no tocar ni uno ni otro de no ser un dotado para ello tal como hemos visto.

Un  ejemplo que ayudaría a ilustrar el tema  y a entender  mejor el porqué de  la existencia de incompatibilidades entre el viento-madera y el viento-metal, lo podríamos encontrar, salvando las diferencias pertinentes,   entre algunos  profesionales del atletismo, donde vemos que  son escasísimos, por no decir inexistentes, los   profesionales de alta competición en natación que a la vez lo sean también en boxeo  o que un bailarín de primera fila sea a la vez un campeón de levantamiento de pesos. Son actividades que precisan de  formación diferente y técnicas específicas para cada una de las disciplinas, que las haría  incompatibles si se quiere alcanzar el rendimiento deseado en cada una de ellas.


Como  hemos visto el tema no es pacífico,  pero existe una corriente mayoritaria y predominante  muy significativa de pedagogos musicales, conservatorios superiores   y profesores  de reconocido prestigio (Marcel Mulé o Sigurd M. Rascher, etc. entre los saxofonistas, o Maurice André, Timofei Dokshizer o  Wynton  Marsalis  entre los trompetistas), que sostienen que el aprendizaje y practica alternativa de instrumentos del grupo viento-madera con  los de viento-metal  es incompatible. Un saludo amigos.

  Pulsa encima para añadirlo al artículo (foto_c11.jpg)

Admin · 165 vistas · Escribir un comentario