Ultimo Comentario

Puedo usar para el doble picado ...

12/07/2017 @ 10:39:27
por Juan


Hola. Querría conocer tu opinión. En ...

08/04/2016 @ 21:40:48
por Abalo


algo en desacuerdo con este blog, ...

24/11/2015 @ 21:41:53
por ramirez garcia


Buen dia, Estoy pensando de comprar mi ...

06/10/2015 @ 12:04:10
por Pepito


Hay un error en el texto ...

27/09/2015 @ 23:29:18
por daniel


Calendario

Septiembre 2017
LunMarMierJueVierSabDom
 << < > >>
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

contador de visitas

Anuncio

¿Quién está en línea?

Miembro: 0
Visitantes: 3

Palabras clave (tag)

Ningún tags en este Blog

rss Sindicación

A MAS DE 46.700 PERSONAS LES GUSTA ESTE BLOG.

Bienvenido al Blog "SAXOFONCROMATICO". Este Blog es una ventana abierta al conocimiento, donde si te asomas una vez, no te arrepentirás de volver a hacerlo. En él, se pretende dar respuesta a la curiosidad de aquellos que quieren acrecentar sus conocimientos acerca del Saxofón de una manera fácil y práctica, pues como dijo Paul Bernard, "El conocimiento acrecienta nuestro poder en la misma proporción en que disminuye nuestro orgullo".!!ASOMATE YA!!.

En "SAXOFONCROMATICO". encontrarás lo que buscas.

Sep/16/2017 


En este artículo, no voy a tratar de responder a las preguntas que muchos principiantes y aficionados al saxofón vienen haciendo en los diferentes  medios sobre: Que tipo de saxofón debo comprarme. Que clase de saxofón es el mejor para empezar. Que marca es la más recomendable. Que hay que tener en cuenta para comprar un saxofón. Conviene adquirir uno caro o uno barato. ete etc. etc. La lista sería interminable y las respuestas variadísimas.

Dado que el saxofón es uno de los instrumentos más seductores que existen por su peculiar sonido y porque se ha popularizado en  la mayoría  de los géneros musicales de todo el mundo es por lo que voy a tratar aquí de dar respuesta a una pregunta que muchos de los chicos y adolescente, incluso personas mayores que quieren iniciarse en el saxofón, se hacen con cierta frecuencia y que no siempre se le ha dado, a mi entender, la respuesta adecuada. La pregunta es:

¿Cuales son las diferencias entre un saxo Alto y un saxo Tenor?.

Pues bien, partiendo de la base de que existen 10 clases de saxofones, y que como es lógico producen diferentes sonidos,  Entre ellos, los más conocidos son el Alto y el Tenor entre los cuales existen además  muchas diferencias  que a la hora de elegir el saxofón de sus sueños deben ser tenidas en cuenta para no tener que arrepentirse.


1ª.- El saxofón Alto esta afinado en Mib  y es más usado que el Tenor, mientras que el saxofón Tenor esta afinado en Sib. (ver mi artículo sobre “Instrumentos transpositores”)

2ª.- El saxofón Alto es más pequeño que el saxofón Tenor, así como sus respectivos estuches, por ello y debido a su menor tamaño el Alto es más trasportable y  precisa de menor capacidad pulmonar para tocarlo.

3ª.- El Alto necesita más presión de aire y menor cantidad, mientras que el Tenor necesita menor presión pero mayor cantidad de aire.

4ª.- El saxofón Alto tiene un timbre más claro que el saxofón Tenor, y mientras que en el Alto los sonidos graves son más ásperos y difíciles de obtener con suavidad, en el Tenor los sonidos graves son más suaves y armoniosos.

.- El saxofón Alto es más agudo que el Tenor, pero no porque este se halle afinado en Sib, sino porque el tubo del Alto  es más corto. Pues la longitud de este es de unas 25 pulgadas y el diámetro de la campana de 10 cm.,  mientras que el Tenor tiene un tubo de 28 pulgadas y una campana de 12 cm. aproximadamente.

6ª.- En cuanto a su peso, el saxofón Alto pesa entre 1´81 y 2´72 Kg. mientras que el Tenor pesa entre 2´72 y 3´62 Hg.  Esa variación de peso en ambos modelos depende de los materiales empleados en su fabricación y del nº de llaves adicionales que tenga cada uno. Esa diferencia de peso y tamaño, hace que el Alto sea  más recomendable para niños y adolescentes que el Tenor..

7ª.- La formación con el  saxofón Alto facilita más el cambio hacia el Soprano o hacia el Tenor en caso necesario. Es de significar que las posiciones son las mismas en todos los saxofones.

.- Las boquillas empleadas y las cañas, son ligeramente más pequeñas en el Alto que en el Tenor y las posiciones de los dedos están más cerradas y cercanas en el Alto que en el Tenor.

9ª.- En cuanto a su coste, un saxofón Alto es más barato que un Tenor de las mismas características. Pero ojo, a   la hora de comprar es altamente recomendable elegir alguna de las marcas de prestigio.(ver mi artículo “Marcas de Saxofón más habituales”).

10ª.- Una diferencia muy llamativa  a parte de las que hemos visto es la forma  del tudel entre Alto y Tenor. En el Alto,  forma un ángulo con el tubo de unos 45º para dirigirse recto hacia la boca, mientras que en el Tenor, al salir del tubo tiene una semi-curva hacia arriba,   para descender luego hacia abajo y continuar recto hacia la boca. Ese rodeo, por así decir, que hace el tudel del Tenor se debe a que al ser  el tubo del cuerpo más largo que el del Alto, la mano derecha bajaría demasiado para alcanzar las posiciones si tuviera el mismo tudel que el Alto. De ahí, que la semi-cruva del tudel sirva para elevar unos centímetros la posición del tubo. Es decir del  saxofón y poder ejecutar con mayor facilidad.


Así pues, las diferencias básicas entre ambos por las cuales los distingue el común de la gente son:   Su sonido,  su forma y su tamaño. Como es lógico para los aficionados y profesionales de la música y muy especialmente del saxofón, este artículo no les descubre nada nuevo o que no supieran. Va dirigido como ya he dicho al principio  a aquellos que no perteneciendo a estos grupos, quieren saber más cosas sobre estos dos tipos de saxofón tan conocidos.

Espero haber dado respuesta a algunas de sus preguntas y haber satisfecho modestamente con ello  sus inquietudes. Un saludo amigos. 


www.saxofoncromatico.es  

 


Jul/06/2017 

El Mark VI, es un saxofón de alta gama y según los especialistas, de buenísima calidad, excelente timbre, de gran proyección y riqueza armónica. También de sonido bello, aterciopelado y redondo, con buena afinación y muchísima resistencia al desgaste. Por eso ha sido y es usado por los mejores saxofonistas del mundo.
En este artículo me quiero referir a algunas de las muchas opiniones y comentarios favorables que sobre esta máquina han vertido muchísimos profesionales y músicos conocedores de este instrumento a lo largo de muchos años, algunos de ellos muy curiosos por cierto, y que por su gran interés profesional para los saxofonistas, relato a continuación:

1.- El Mark VI, revoluciono en sentido positivo el mundo del saxofón durante más de tres décadas.
2.- Es el modelo de saxo de Henri Selmer considerado como el mejor del mundo.
3.- Tiene algo que lo hace sencillamente especial porque es vigoroso y rápido.
4.- Es uno de los mejores modelos de saxofón que haya producido cualquier fabricante.
5.- Los más cotizados son los llamados cinco dígitos. Es decir los de serie inferior a los 100.000.
6.- Muchísimas marcas han tratado de imitarle, porque Selmer siempre ha estado por encima con este modelo.
7.- Hay muchos saxofonistas que jamás lo dejarían por otra marca.
8.- Dicen muchos saxofonistas, que estos saxofones suenan como los ángeles
9.- Es un saxofón que ha marcado un antes y un después en el mundo de los saxofones.
10.- El fabricado en los años 50 y 60 es uno de los saxos más cotizados por los saxofonistas profesionales.
11.- Su afinación y dulzura de sonido ha conquistado el corazón de grandes saxofonistas.
12.- Dicen algunos que el Mark VI era y es como el roll Royce de los saxos.
13.- Tuve la oportunidad de tocar en una ocasión un Mark VI y terminé por comprarme uno tras la experiencia porque me cautivo.
14.- Es el saxofón más cómodo de tocar por su ergonomía y porque el sonido sale casi solo.
15.- Los verdaderos Mark VI fabricados en los años 60 y 65 fueron y son de gran calidad artística por su material y grabados.
16.- Alabado por muchos saxofonistas por su ergonomía, comodidad y calidad de sonido dulce y redondo de los saxos plateados.
17.- Tengo tanto aprecio a mi Mark VI que lo pienso conservar mientras viva, por muchísimas razones, pero sobre todo porque es el único que he tenido en mi vida y con el que he hecho la carrera completa de saxofón.
18.- La lista de grandes saxofonistas que han preferido esta máquina es prácticamente interminable desde 1954 hasta hoy.
19.- Son saxofones que con el tiempo van cogiendo volumen y timbre. Es como si fueran saxofones de otro planeta.
20.- Para muchos que no lo sepan, todos los primeros saxofones Mark VI fueron fabricados en Francia y la placa de bronce con la que se fabricaban se componía de 73% de cobre y 27% de zinc.
21.- Es un saxofón cuyo peso es moderado y está distribuido por los técnicos muy acertadamente.
22.- Es muy común que los músicos sueñen tener algún día un Mark VI aunque solo sea para disfrutar de su posesión como una preciada joya.
23.- Dicen los saxofonistas de jazz, que cuando logras dominar y entender su funcionamiento es como tener el placer de soñar.
24.- Es una marca y un modelo muy reconocido en todo el mundo y de mucha tradición.
25.- Dicen algunos alumnos que es el saxo de su profesor.
26.- Todavía no he probado un saxo moderno que me haya enamorado como lo hizo en su día el Mark VI.
27.- No es un juguete para entretenerse, es un saxofón profesional de mucha categoría que debes cuidar. Es como el Stradivarius de los saxofones.

Queridos amigos, estas son algunas de las muchas virtudes que le atribuyen los profesionales y amantes del saxofón al Mark VI. que yo comparto y he refundido en este artículo. No quiere esto decir que no haya quien se oponga a estas apreciaciones favorables al Mark VI, pero son los menos y por ello son irrelevantes a tenor de la grandísima mayoría que lo defiende. Tampoco quiere esto decir que hoy día no haya saxofones cuyas prestaciones superen incluso las del Mark VI, porque no sería cierto, pero sin embargo creo que esta máquina se ha ganado la fama por algo a través de los años y bien merece este reconocimiento. Me alegro si os ha sido útil esta información sobre los comentarios y opiniones de compañeros y amigos del saxofón. Un saludo.


Pulsa encima para añadirlo al artículo (40810.jpg)
Admin · 145 vistas · Escribir un comentario

Mayo/11/2017 

 

Existe todavía la creencia entre algunas personas que carecen de conocimientos musicales, de que  los músicos por el mero hecho de tocar un instrumento,   “saben tocar cualquier  otro”. Nunca más lejos de la realidad.

Es evidente que los que así piensan,  es porque  ignoran que cada instrumento musical,  tiene sus propias características y su propia  técnica de aprendizaje,  y aunque los instrumentos que pertenecen a la misma familia tienen cierta similitud, entre ellos existen también ciertas diferencias.

Hay instrumentos que  no es que sean parecidos,  es que son totalmente diferentes, como ocurre con el clarinete,  el  acordeón, el trombón, etc. Sus características técnicas,   sus prescripciones y metodología de aprendizaje  son radicalmente distintas, por ello el hecho de tocar el clarinete no significa que podamos tocar el acordeón o  el trombón por poner un ejemplo. 

Sin embargo, están los  músicos conocidos como multiinstrumentistas,    que tocan varios instrumentos.  Estos son aquellos que han  estudiado la técnica de aprendizaje de cada uno de ellos, pues nada impide que un pianista estudie al mismo tiempo el clarinete,   el violín o cualquier otro instrumento.

Esta clase de músicos, es decir los multiinstrumentistas, debido a su variedad,  los podemos encuadrar en los siguientes grupos:

 

.- Los que tocan más de un instrumento perteneciente al grupo de viento-madera.-

En este grupo puede haber músicos que toquen todos los  modelos de  clarinete, salvando las ligeras diferencias específicas de cada instrumento  en cuanto  a su mayor o menor tamaño. Lo mismo ocurre con la familia de los saxofones. Es decir, que  son instrumentos compatibles entre sí, y entre familias ya que su  embocadura y digitación son prácticamente iguales. Por consiguiente nada impide tocar varios  de ellos siempre que se haya estudiado la técnica específica propia de cada familia. 

 

.- Los que pueden tocar varios instrumentos pertenecientes al grupo de viento-metal.-

En este grupo ocurre algo similar al anterior, hay músicos que tocan  tanto la  trompeta como  el fliscorno, el trombón, el bombardino o la tuba, etc. porque pertenecen al grupo viento-metal,  y aquí, la embocadura y la digitación es igual o muy parecida en todos ellos,  salvando lógicamente las diferencias de tamaño entre instrumentos  y aquella otra relativa a la  digitación si esta es de pistones o de cilindros la cual  no resulta  relevante. Ello hace que estos instrumentos sean totalmente compatibles entre sí.  

 

.-Los que tocan más de un instrumento  perteneciente al grupo de cuerda.-

Dentro de este grupo, podríamos distinguir los instrumentos de cuerda frotada  donde   es frecuente encontrar músicos que alternan el violín con la viola o con el  violoncelo, incluso con  el  contrabajo, etc. La digitación es muy similar salvo  el tamaño del instrumento y la posición  de las manos,  que presenta  algunas variaciones dependiendo del instrumento, pero existe cierta compatibilidad entre unos y otros.  Y por último, los instrumentos de cuerda pulsada como la guitarra, laúd, etc.,  que dentro de sus peculiaridades también  se encuentran compatibilidades entre sí.

 

4º.- Los que tocan varios instrumentos de teclado.-

Tenemos en este grupo los pianistas que tocan también el acordeón, el órgano  y otros instrumentos de teclado. La digitación es la misma, con ligeras diferencias,  de  todos conocidas, en lo que respecta a la postura de las manos en el acordeón y otros instrumentos de teclado. Existen instrumentos de configuración similar al teclado aunque no lo  son,   como el xilofón, la marimba, el vibráfono, la lira, etc.

 

.- Los que tocan instrumentos pertenecientes a los diferentes grupos citados.-

En este grupo nos encontramos, con relativa frecuencia,  con aquellos músicos que tocan o alternan instrumentos pertenecientes a  varios de los grupos mencionados. Sin embargo es raro o muy poco frecuente encontrar músicos que toquen al mismo tiempo  instrumentos  pertenecientes al grupo 1º (viento-madera) y al grupo 2º (viento-metal), al mismo tiempo,  debido a la incompatibilidad existente entre ambos grupos por sus diferencias de embocadura, digitación, forma,  tamaño, etc. 


No obstante ello ha habido y hay músicos que se han enfrentado a esa incompatibilidad y  tocan instrumentos de los grupos viento–madera y viento-metal como si tal cosa,   como pueden ser  el saxofón y la trompeta por poner un ejemplo. Ahora bien, ante este reto  al que se han enfrentado con cierto éxito  algunos instrumentistas cabría preguntarse entonces:  ¿Realmente existe o no incompatibilidad entre ambos grupos, incluso si es o no aconsejable o rentable estudiar instrumentos tan dispares?. 


Para emitir una respuesta con cierta coherencia a dichos interrogantes, debería aclarar primero,  que se entiende por tocar un instrumento musical, aunque parezca ingenuo.

Si entendemos por tocar un instrumento musical  hacerlo sonar o interpretar sencillas melodías podría decirse que es "compatible" tocar el saxofón y la trompeta y viceversa. Ahora bien,  si entendemos que tocar un instrumento es algo más que eso. Es decir, como lo  entiende la mayoría de los músicos profesionales,  la cosa cambia. Y digo que cambia, porque en  mi opinión desde un  punto de vista profesional serio,  tocar un instrumento indudablemente es,  o debería ser,  algo más que interpretar sencillas melodías. Entiendo que debe ser tocado,  si no como un virtuoso,  sí como lo haría un profesional   tras  haber superado los estudios oficiales con la metodología correspondiente a la carrea del instrumento en cuestión.

 

Por consiguiente desde este punto de vista  es evidente que la respuesta sería otra muy distinta. Es decir, podría afirmarse sin lugar a equivocarse, que el saxofón y la trompeta son incompatibles. Y son incompatibles,  por   razones de embocadura y digitación  entre otras cosas, como veremos a continuación.

En  la embocadura de los instrumentos de viento-madera,  los músculos orbiculares de la boca  y los labios tienen un comportamiento muy distinto que cuando se trata de los instrumentos de viento-metal.  En los primeros como el saxofón  el  clarinete y otros de lengüeta,  la fuente de vibración es fundamentalmente la caña o lengüeta con ayuda de otros elementos bucales,  y en los segundos como ocurre en la trompeta, fliscorno, etc., la fuente de vibración,  es fundamentalmente los labios y otras estructuras como la piel y la mucosa de la cavidad bucal, etc. pero sobretodo  la posición  y función de los labios es importantísima.


Respecto de la digitación, ni que decir tiene que es también  absolutamente diferente, porque la técnica de aprendizaje del  mecanismo de cada uno de ellos   y los aspectos de  formación exige ejercicios y prácticas totalmente  distintos para cada uno de ellos,  como todo el mundo sabe y que ahora  sería largo de explicar aquí.  De ahí que resulte muy difícil ser un profesional  competente en cada uno de ellos al mismo tiempo (saxofón-trompeta), si no se está dotado de excepcionales condiciones para la música en general y para ellos en particular.

Sin embargo, también hay que decir, que  existen otras opiniones distintas que pretenden  demostrar que no existe tal incompatibilidad  entre la madera y el metal y que es posible tocar perfectamente  viento-madera y viento-metal.

 

En este sentido, y como casos excepcionales, hay que significar,  que  han existido y existen músicos multiinstrumentistas muy conocidos sobretodo  en la música del Jazz como es el caso de Ornette Coleman que tocaba el saxofón y la trompeta o  Roland Kirk que además de ser ciego  era capaz de tocar también la trompeta y  el saxofón,  y no solo eso sino que tocaba dos saxos a la vez. Y por si fuera poco todo esto, el conocido multiinstrumnetista y genio de la música Hermeto Pascual tocaba flauta, piano, acordeón y por supuesto saxofón y trompeta. No menos habilidoso es el  Jamaicano Mikey Spice que toca  saxofón, clarinete, trompeta, etc. o la joven española Andrea Motis  con su trompeta y saxo soprano.


Hemos visto pues,  tras estos llamativos e  incluso discutibles ejemplos,  que no se podría afirmar con rotundidad  que exista una incompatibilidad absoluta o al menos significativa,  puesto que estos casos demostrarían lo contrario. Pero son como he dicho, casos excepcionales y además se producen principalmente  en el mundo del Jazz. Y digo en el mundo del Jazz,  porque no conozco en la música docta  saxofonistas de prestigio, no ya virtuosos, que lo sean también de la trompeta y viceversa  o  trombonistas de prestigio que lo sean a la vez  del clarinete. Luego parece que no es aconsejable en general,  estudiar instrumentos tan dispares porque se corre el peligro de no tocar ni uno ni otro de no ser un dotado para ello tal como hemos visto.

Un  ejemplo que ayudaría a ilustrar el tema  y a entender  mejor el porqué de  la existencia de incompatibilidades entre el viento-madera y el viento-metal, lo podríamos encontrar, salvando las diferencias pertinentes,   entre algunos  profesionales del atletismo, donde vemos que  son escasísimos, por no decir inexistentes, los   profesionales de alta competición en natación que a la vez lo sean también en boxeo  o que un bailarín de primera fila sea a la vez un campeón de levantamiento de pesos. Son actividades que precisan de  formación diferente y técnicas específicas para cada una de las disciplinas, que las haría  incompatibles si se quiere alcanzar el rendimiento deseado en cada una de ellas.


Como  hemos visto el tema no es pacífico,  pero existe una corriente mayoritaria y predominante  muy significativa de pedagogos musicales, conservatorios superiores   y profesores  de reconocido prestigio (Marcel Mulé o Sigurd M. Rascher, etc. entre los saxofonistas, o Maurice André, Timofei Dokshizer o  Wynton  Marsalis  entre los trompetistas), que sostienen que el aprendizaje y practica alternativa de instrumentos del grupo viento-madera con  los de viento-metal  es incompatible. Un saludo amigos.

  Pulsa encima para añadirlo al artículo (foto_c11.jpg)

Admin · 165 vistas · Escribir un comentario

Avr/05/2017 



Adolphe Sax, no inventó el saxofón para hacer Jazz sino para imitar y potenciar a los instrumentos de cuerda en la orquesta sinfónica. Sin embargo, este instrumento a partir de 1918, se introdujo en el Jazz de la mano el clarinetista y saxofonista (soprano) Sydney Bechet, en Nueva Orleans, convirtiéndose el saxofón a partir de entonces en el instrumento por excelencia del S. XX.

Es también la época en que se empezarían a utilizar las séptimas y los ritmos sincopados que tanto éxito han tenido en este estilo de música y que han perdurado hasta nuestros días. Pero como todo es criticado, dicen los saxofonistas clásicos que en este estilo de música, los sonidos y la embocadura, son poco cuidados y excesivamente soplados. Dicen también, que las articulaciones no son claras, el vibrato lento y desordenado. En fin, que los saxofonistas clásicos suelen tildar a los saxofonistas de Jazz de grotescos o groseros, en el mejor sentido de la palabra, porque resulta que cada saxofonista va por libre, tiene su propio estilo, su propio sonido y su forma de expresarse.

Sin embargo, no opinan así los saxofonistas de Jazz que dicen que tocar el saxofón de forma jazzística precisa de un riguroso estudio de las características propias del estilo. Y se basan en que las articulaciones no suelen estar escritas como en el clásico o estándolo se interpretan de otra manera utilizando recursos propios del estilo como son los acentos e infexiones, el color del sonido, el vibrato, caídas de tono, notas fantasma, sobreagudos gruñidos armónicos golpes de lengua contra la caña etc. etc. Pero sobretodo hay que destacar, que lo que resalta en este estilo de música es la forma de acentuar, peculiaridad más notable de un saxofonista de Jazz.

Hay muchos saxofonistas que creen que el equipamiento del saxofón o setap, juega un papel decisivo a la hora de ser o no ser un jazzsista. En mi modesta opinión estoy de acuerdo con los que señalan que no es de gran transcendencia cambiar el equipamiento, cuando el saxofonista conoce y domina las características del estilo que practica. Pues de todos es conocido que ha habido y hay saxofonistas que practican los dos estilos (Clasico-Jazz) con naturalidad, sin cambiar el setap, como es el caso de algunos saxofonistas como Paquito de Rivera, Pedro Iturralde, Sandy Gabriel, etc. etc. Pues queridos amigos esto del Jazz sale del alma y no del equipo.

Haciendo un poco de historia de la familia de los saxofones, y su relación con el Jazz he de decir que el Sax Alto empezó en este estilo con fuerza ya a partir de 1920 y sobretodo en los 40 se produjo una profunda transformación con Chalie Parker que fue un renovador de la técnica, el estilo y el propio sonido del Jazz. Unos veinte años más tarde, allá por los años 60 apareció Ornette Coleman que junto con Lous Armstrong (tompeta), pueden ser considerados sin lugar a dudas como los tres grandes de la historia del Jazz.

El Sax Tenor, lo hizo con posterioridad, allá por los años 30, destacando en este nuevo estilo de música, tenores como Coleman Hawkins con su poderosa sonoridad y dramatismo, características que en aquella época todo el mundo quería imitar como lo hicieron Ben Wehster, Paul Gonsalvez, etc.

La gran explosión del tenor, como ocurrió con el Alto, llego también en los años 40 con Lester Young sucesor de Hawkins, pero no en aquella fuerza sonora que aquel tenía sino que destacó por su suavidad y lirismo melódico, consiguiendo imponer su estilo en la época y además, que le siguieran tenores como John Coltrane y otros.

En lo que al Sax Baritono se refiere, desde los años 20 a los 60 estuvo representado principalmente por Harry Carney de sonido potente y vigoroso, al que siguieron otros como Gerry Mulligan. etc.



Lista de algunos saxofonistas de jazz más conocidos, entre los cuales se encuentran algunos de los ya citados.


Sax soprano.-

Sidney Bechet, Jane Ira Bloom, John Coltrane, Joe Farrell, Steve Grossman, Christine Jensen, David Liebman, Wayne Shorter, Steve Lacy, Chris Potter, , etc.

Sax alto.-

Craig Bailey, Cannonball Adderley, Gary Bartz, Arthur Blythe, Richie Cole, Ornette Coleman, Steve Coleman, Paul Desmond, Eric Dolphy, Lou Donaldson, Kenny Garrett, Herb Geller, Bunky Green, Jimmy Greene, Antonio Hart, Paquito D’Rivera, John Jenkins, Christine Jensen, Eric Kloss, Lee Konitz, Charlie Mariano, Jackie McLean, Roscoe Mitchell, Frank Morgan, Lanny Morgan, Lennie Niehaus, Greg Osby, Charlie Parker, Art Pepper, Bud Shank, Steve Slagel, Jim Snidero, James Spaulding, Sonny Stitt, Bobby Watson, Steve Wilson, Phil Woods, John Zorn. Sandy Gabriel, etc.

Sax tenor.-

Eric Alexander, George Adams, Gene Ammons, Bob Berg, Jerry Bergonzi, Ben Webster, Don Braden, Michael Brecker, Gary Campbell, George Coleman, John Coltrane, Junior Cook, Eddie “Lockjaw” Davis, Bill Evans, Joe Farrell, Bud Freeman, Lester Young, Chico Freeman, George Garzone, Von Freeman, Stan Getz, Benny Golson, Dexter Gordon, Paul Gonsalves, Johnny Griffin, Steve Grossman, Eddie Harris, Coleman Hawkins, Joe Henderson, Illinois Jacquet, John Klemmer, Clifford Jordon, Ralph Lalama, Harold Land, Pat Labarbera, Azar Lawrence, Dave Liebman, Charles Lloyd, Joe Lovano, Rick Margitza, Branford Marsalis, Pedro Iturralde, Wayne Marsh, Bob Mintzer, Hank Mobley, James Moody, Rich Perry, Billy Pierce, Chris Potter, Dewey Redman, Joshua Redman, Sonny, Rollins, Pharoah Sanders, Larry Schneider, Archie Shepp, Wayne Shorter, Zoot Sims, Sonny Stitt, Stanley Turrentine, Benny Wallace, , Walt Weiskopf, etc.

Sax Baritono.-

Harry Carney, Gerry Mulligan, Bob Gordon, Leo Parker, Papper Adans, Cecil Payne, Ronnie Cuber, Charles Davis, Bruce Johnstone, Bob Militelo, Jack Nimitz, Herry Threadgil, James Carter, Tom Malone, Gary Smulyan, Ronnie Ross, Hamiett Bluiett, etc.


Espero que os haya gustado conocer un poco más sobre este estilo de música y el gran elenco de saxofonistas que se han dedicado a ella con este maravilloso instrumento como es el Saxofón. Sin otro particular recordaros lo que dije al principio: El Jazz sale del alma.

Un saludo.

 

 

Admin · 190 vistas · Escribir un comentario

Mar/18/2017 


            Me gustaría de manera sencilla explicar lo que es la respiración. La respiración, no es otra cosa que un proceso vital  mediante el cual los seres vivos absorbemos y expulsamos  el aire quedándonos con el oxígeno y expulsando el dióxido de carbono.

            Lo que quiero destacar  hoy aquí, está relacionado con la respiración en  el Saxofón, pero no desde el punto de vista en que es tratada en infinidad de artículos, blogs, comentarios y medios que circulan por las redes sociales, donde mayormente hacen hincapié en  aspectos como:  

  • Clases de respiración en el Saxofón,

  • Como lograr una columna de aire constante

  • Como realizar ejercicios respiratorios.

  • Órganos que intervienen en la respiración.

  • Consejos para mantener la mayor parte del tiempo la columna de aire.

  • La respiración para vivir y para tocar un instrumento de viento.

  • La respiración clavicular, torácica y de diafragma.

  • La respiración completa, etc. etc.

     

            Pues bien, mi artículo de hoy se refiere, no a esos temas que he citado y similares, sobre los que ya hay suficiente literatura,  sino a la FORMA DE RESPIRAR. Es decir a lo que hace el saxofonista con los órganos maxilares, los labios y la boca en el momento de la inhalación del aire mientras toca.

            He de decir que todos hemos visto alguna vez  tocar el saxofón, clarinete, etc. y en ocasiones, nos hemos comentado, al contemplar el rostro del ejecutante, cosas como: Este saxofonista  parece que toca sin esfuerzo, porque  sus mofletes no se hinchan o que  la respiración la hace con naturalidad mientras está ejecutando la obra, etc. Esto, en mi opinión,  es el resultado de una buena formación.

            Esta operación de respirar mientras se toca   ha de ser rápida y  la realizan los saxofonistas de diferente manera, sin embargo no está, en mi opinión,  lo  suficientemente explicada:

  • Unos respiran por los laterales de la boca (comisura de los labios).

  • Otros lo hacen  abriendo la boca dejando caer la mandíbula.

  • Otros respiran  abriendo la mandíbula superior sin mover la inferior.

  • Por último están los que respiran por la nariz. Etc.

 

Respiración por la comisura de los labios.-

            Este tipo de respiración rápida y profunda, debe practicarse sin mover la embocadura abriendo los labios como si quisiéramos tocar con ellos las orejas al  respirar. Aquí la embocadura no se mueve, porque los músculos orbiculares y otros han de ser flexibles pero fuertes. Esta es la embocadura tradicional con la que podemos obtener  un sonido dulce, cálido y muy clásico que es ideal para la orquesta.

             Es una forma de respirar con la que yo estoy de acuerdo porque además  nos permite un mayor control de la columna de aire y mayor presión. No obstante es criticada por algunos porque dicen que la respiración por la comisura de los labios  produce ruido y se necesita más tiempo para obtener una respiración profunda y rápida.

 

Respiración abriendo la boca y bajando la mandíbula.-

            Este tipo de respiración no es muy corriente en el saxofón clásico, pues se trata de respirar desviando un poco el labio inferior de la caña bajando dejando al mismo tiempo caer la mandíbula  para permitir entrar el aire para luego de inmediato  recuperar la embocadura original. Ello es más propio de algunos reconocidos saxofonistas de Jazz que estiman que esta forma de respiración es más profunda y rápida  y que además,  ese movimiento de la mandíbula inferior les permite practicar mejor el estudio y la práctica del vibrato. En su contra juega la posible inestabilidad en la columna de aire y en  la emisión del sonido al atacar una nota.

 

Respiración abriendo la mandíbula superior.-

            Al contrario que la anterior, algunos saxofonistas de Jazz defienden que lo que NO se debe hacer para respirar es mover  la mandíbula inferior por ser esta la que está en contacto con la caña,  mientras que la superior si se puede mover porque  solamente se limita a estar en contacto con la boquilla y según ellos, en nada desvirtúa la calidad del sonido. Opinión que no comparto.

 

Respiración por la nariz.-

            Antes de empezar a tocar,  normalmente respiramos por la nariz al igual que en largos compases de espera. Pero cuando estamos tocando, casi no disponemos de tiempo para respirar por la nariz y respiramos de alguna de las maneras que he descrito, fundamentalmente por la comisura de los labios,  ya que la respiración por la nariz es lenta y no tan rápida y profunda como la que se hace por la boca, aunque hay quien practica esta forma de respirar, sobre todo aquellos saxofonistas que utilizan la respiración circular de la que ya he hablado. Pero en general no se respira por la nariz mientras estamos tocando.

            No debemos olvidar de que todas estas formas de respirar,  están relacionadas también con el tipo de mandíbula de cada saxofonista:  Si es cuadrada, saliente o retirada. Por lo que cualquiera de estas formas de respirar  que he mencionado estarán  también en intima conexión con estos rasgos morfológico, debiendo practicar por ello   las técnicas respiratorias más apropiadas, utilizando cualquier procedimiento y  ejercicio que nos lleve a obtener una respiración rápida y profunda que luego nos permita lograr una columna de aire fluida y constante al exhalar  lentamente  pero con fuerza el aire de nuestros pulmones. Eso sí,   sin inflar los carrillos. Para ello es aconsejable hacer notas largas o tenidas en todos los registros de saxofón, emitiendo cada una de ellas suavemente hasta llegar al fuerte y disminuirlo progresivamente  para regresar de nuevo al piano (  pp < ff > pp ). Toquemos sin esfuerzo y que nuestro rostro y movimientos sean elegantes. Saludos

Pulsa encima para añadirlo al artículo (foto_c12.jpg)

Admin · 178 vistas · Escribir un comentario

1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Página siguiente